Conviviendo con un aneurisma de aorta abdominal

Para quienes puedan estar interesados en un problema relativamente común en hombres mayores y que muchas veces pasa inadvertido y puede tener consecuencias graves.

https://herbielatino.wordpress.com/articulos/2135-2conviviendo-con-un-aneurisma-de-aorta-abdominal/

Importancia del tránsito digestivo en la aparición del reflujo gastroesofagico

Entre los factores importantes como “predisponentes” o “agravantes” del reflujo gastroesofágico con riesgo de producir trastornos patológicos, está el tránsito intestinal lento. Entiendo que no se le ha dado la importancia que merece.

Mi propia experiencia con la afeccción me ha convencido de que ha sido uno de los factores primordiales en mi logro de controlar el problema. Por ello le he dedicado especial atención.

Respirar en forma, alimentarse adecuadamente, hacer ejercicio, controlar el sistema nervioso, son algunas de las medidas importantes.

La respiración permite que el diafragma descomprima al abdomen y con ello la acomodación correcta del estómago. Ya con problemas de motildad, la rspiración puede ayudar a resolver el problema.

El alimentarse correctamente implica seleccionar los alimentos adecuados, por ejemplo la dieta mediterránea y en especial aquellos que aceleran la digestión (arroz, avena, café, ciruelas pasas, espinacas, kiwis, naranjas, yogurt, etc.) y realizar los pasos recomendados para su procesado e ingestión, así como lo concerniente a las horas posteriores a las comidas. Dentro de ellas la proporción de fibra, soluble o insoluble, debe ser tenida muy en cuenta.

El ejercicio diario o casi diario, realizado en forma controlada es fundamental para la salud y por supuesto para la digestión en su totalidad.

Recordar que la digestión y sus pasos son regulados por el sistema nervioso y que todo aquello que altere significativamente su actividad, puede a su vez alterar el proceso digestivo. El estrés crónico en particular es uno de los factores primordiales entre las causas de las alteraciones digestivas. En especial en la ocurrencia del reflujo gastroesofágico.

En aquellos casos en los que las alteraciones del tránsito es compleja o difícil se pueden tomar muchas medidas para solucionarlo. Hay ejercicios, medicamentos, actitudes mentales, posturas corporales y otras variadas recomendaciones.

Los ejercicios que se promocionan son diversos, pero en especial los ejercicios respiratorios y los de yoga, parecen los más adecuados.

Medicamentos, hay varios, aunque considero que debido a las posible consecuencias adversas de su uso, es preferible restringir su uso a los casos más severos. En cambio, el uso de extractos de plantas para mejorar la digestión, parece ser más adecuado (manzanilla, llantén, jengibre, etc.) o aquellas plantas que aumentan el volumen del contenido.

No pretendo resumir todas las posibilidades ni las causas, solamente comentar la importancia de un tránsito inadecuado y mencionar que en mi caso, los ejercicios, el control del estrés, la posición del cuerpo luego de las comidas y el evitar algunos alimentos muy agresivos, ha sido suficiente para controlar el reflujo y en especial para haber podido prescindir de medicamentos.

Antiácidos y enfermedad renal crónica

De acuerdo a datos dados a conocer por la American Society of Nephrology (ASN). (“Acid reflux medications may increase kidney disease risk.” ScienceDaily. ScienceDaily, 27 October 2015.) el uso de antiácidos del tipo de los inhibidores de la bomba de protones (omeprazol, lanzoprazol, etc.), puede contribuir, en ciertos casos, a la aparición o agravamiento de la enfermedad renal crónica.

Esto es un llamado de atención sobre el uso indebido de estos medicamentos, que, si bien son de gran utilidad en el control de la acidez del reflujo, deben utilizarse bajo estricto control médico.

Los esfuerzos para limitar su uso deben ser contínuos, ya que, en muchos casos, la acidez gástrica y el reflujo pueden controlarse o disminuirse mediante otras medidas, comportamiento, dietas, ejercicios, uso de otras medicinas, etc.

Hay una alerta de la comunidad médica, más de la mitad de los pacientes que utilizan este tipo de medicamentos, no los necesitan.

Recientemente se ha comunicado que, asimismo, habría una correlación entre el uso continuado de este tipo de antiácidos y la aparición de enfermedades cardiovasculares. Una razón más para tratar de utilizarlos con precaución.

Ejercicios para el esfínter esofágico inferior

Una serie de ejercicios con la finalidad de fortalecer el esfínter esofágico inferior y por ende lograr la reducción o la desaparición de reflujos gastroesofágicos anormales, han venido siendo propuestos desde hace tiempo.

Las opiniones sobre su eficacia son contradictorias. Ante esta realidad y considerando que es una de las temáticas preferidas por los lectores del blog, decidí realizar algunos intentos de seguir los ejercicios indicados.

Son de muy variada dificultad y a mi edad algunos me resultaron casi imposibles, al menos sin ayuda. Debo decir que, sin resultados concluyentes, algo que lograron fue entretenerme y divertirme, ya que no me compromete la autoestima el saber que “no puedo” llevar a cabo algunas “hazañas físicas”. Es más, el tener muy presente que nunca estuve cerca de ser un atleta, me ayuda a no preocuparme.

Yendo a los posibles resultados, hasta ahora lo positivo es que las respiraciones diafragmáticas forzadas logran el vaciado del estómago y acelerar el tránsito intestinal y que los intentos de meditación logran controlar algunos episodios de estrés.

1.- Respiración diafragmática forzada. Consiste en inhalar aire lentamente y al mismo tiempo inflar el vientre, mantenerse 5 segundos con el aire dentro y exhalarlo lentamente, desinflando el vientre, hasta “meter” la pared abdominal hacia dentro. No más de cuatro a cinco respiraciones por minuto y durante unos 5 minutos. Esto puede ser gradual y se puede aumentar la cantidad de minutos.

2.- Imaginar la zona muscular del esfínter, entrando en concentración mental. Hacer que los músculos abdominales de la zona se contraigan y se relajen lentamente, durante unos 2 a 3 minutos. Realizarlo todos los días un buen rato antes de las comidas. Requiere estar calmado y relajado. Asimismo es importante conocer la anatomía de la zona.

3.- Posiciones de Yoga. Posición del arado, parado de hombros, parado de cabeza, son las más comunes de las posiciones “invertidas”. Quienes no practiquen yoga o apenas hayan comenzado deben hacerlos bajo supervisión idónea. Asimismo se recomienda complementarlas con la respiración diafragmática forzada. Los tiempos y las secuencias se deben discutir con los expertos.

Conclusiones. A lo ya mencionado de una mejor digestión y de control de estrés, de momento no puedo concluir mejoras en el funcionamiento del esfínter. Al tener prácticamente controlado el tema reflujo gastroesofágico antes de iniciar los ejercicios no me permite evaluarlo en forma correcta. De igual modo estaré atento a algunas manifestaciones leves que suceden y que me pueden indicar variacones en su funcionalidad.

El colesterol malo, nuestro amigo.

Lo comenté antes, hace ya unos 15 años, comencé a tener dificultades para caminar correctamente. Mi pierna derecha no respondía luego de caminar varias cuadras y en especial cuesta arriba. Esto fue empeorando hasta impedirme caminar dos a tres cuadras sin detenerme. Luego de unos minutos de descanso todo volvía a la normalidad.

En consulta médica se me diagnosticó un problema vascular periférico, debido a una placa de colesterol en la arteria que irriga la pierna (arteria ilíaca externa). Asimismo apareció otra placa en la carótida izquierda, con mayor riesgo posible (accidente cerebrovascular).

A partir de allí todo el periplo médico anticolesterol, medicación, dieta, ejercicio y una lectura agotadora sobre las posibilidades de cada opción. Beneficios y riesgo de las estatinas, evitar los alimentos con grasas, apuntar a la dieta mediterránea etc. y el gran villano, el LDL, el colesterol de baja densidad o colesterol MALO.

Ahondando en el proceso, el LDL oxidado por los radicales libres, se deposita en las paredes arteriales inflamadas, por tanto inundadas de glóbulos blancos y forma, junto al calcio, y otras sales, los temidos ateromas.

Con el LDL entre ceja y ceja (luego el VLDL y los triglicéridos como cómplices) y siguiendo las indicaciones médicas al pie de la letra, inicié una revisión de las evidencias c¡entíficas y una indagatoria a personas idóneas de mi entorno.

Primer problema, la existencia de niveles de colesteroles en sangre depende, solo parcialmente, de la dieta, ya que la mayor cantidad proviene del propio organismo mediante complejos mecanismos, en los que las células hepáticas y las intestinales son protagonistas. Y el origen de ese colesterol es múltiple ya que puede provenir hasta del ciclo energético en el que las grasas tienen escasa o nula participación.

Para mi tranquilidad, si es que puedo tenerla, han aparecido recientemente varios comentarios técnicos importantes.

En medios técnicos internacionales se afirma que del total del colesterol en el organismo, solamente una cuarta parte depende de la alimentación. Por ello una comisión asesora del Ministerio de Salud de los EEUU recomienda no preocuparse de la dieta alta en colesterol y si de la cantidad de azúcar refinada que se consume.

De igual forma para muchas personas es importante tener en mente los fundamentos de una dieta sana y su influencia en los niveles de colesterol total. A ello se agrega la posibilidad de utilizar hierbas que lo controlan hasta cierto grado.

Segundo problema, hay variaciones individuales en el metabolismo del colesterol en general y de sus componentes en particular. He comprobado que pertenezco al grupo de los que no lo metabolizamos correctamente, sea por producción excesiva o por eliminación insuficiente. Por tanto menos importa la dieta y si la carga genética actual.

Corresponde, por consejo médico, mantener los niveles en sangre, dentro de ciertos límites y aquí cada organismo dirá si acepta la participación de la medicina natural o requiere de medicamentos sintéticos.

Tercer problema, la participación del LDL en la formación de las placas depende de otros factores, como el proceso inflamatorio “dañino”, que predispone a las paredes de los vasos y sin el que incluso el LDL oxidado, no sería un problema. A esto se agrega que la existencia de tal tipo de proceso inflamatorio es consecuencia de, entre otros factores, un nivel de estrés “malo”, llamado distrés por algunos.

Aquí es cuando comienzo a llamar “amigo” al colesterol malo. Me ha ido permitiendo entender esta serie de eventos que se produjeron en mi organismo, a lo largo de muchos años y que han culminado con la presencia de las molestas y peligrosas placas. Es más una víctima que un villano.

Y la gran conclusión. Lo realmente imprescindible es controlar los niveles de inflamación dañina y los niveles de estrés malo, los reales causantes de muchos problemas de salud crónicos.

Un cuarto problema, no se ha comprobado que el nivel de grasas saturadas consumidas esté relacionado con los niveles de colesterol en sangre. En cambio el nivel de grasas en la dieta, si es perjudicial y también lo es el nivel elevado de colesterol LDL en sangre. Es que son un problema por cuadros diferentes a los que tradicionalmente se mencionan y por ello si importa mantenerlos controlados. Ahora se les ha relacionado con un aumento en la probabilidad de padecer depresión y otros trastornos psiquiátricos.

Por ello es que cobra renovada importancia aquello de que el colesterol se puede y se debe controlar con la dieta y en especial importa recordar que la dieta mediterránea, beneficiosa si las hay, es de comprobada ayuda. A esto se agrega que se están desarrollando nuevas procedimientos biotecnológicos para que las plantas aumenten la producción de fitoesteroles y otros compuestos bioactivos beneficiosos para la salud.

A mantenernos atentos y con mente abierta.

Achaques, dolencias, los años no vienen solos,…….

diciembre, 2014 6 comentarios

Algunos de mis principales problemas de salud, de los que he venido aprovechando para escribir muchas de las páginas publicadas. Su situación actual.

Estrés

El gran problema y aparentemente el causante de muchos de los males que me acompañan. Con los años (resulta gracioso) lo he ido domando y si bien cada tanto aparece, baja a niveles aceptables en pocas horas o aún en minutos. El tratar de evitar los factores estresantes no siempre es posible, por lo que he tratado de manejarlo con disposición mental, con una dieta adecuada y con infusiones o decocciones de plantas medicinales. La dieta es esencialmente la mediterránea, evitando el consumo de sal y de azúcar refinado. Las plantas, tilo (Tilia plathyphillos), pasionaria (Passiflora incarnata), valeriana (Valeriana officinalis), melisa (Melissa officinalis), que utilizo en forma alternada.

Si bien la medida del nivel de estrés no es sencilla, al menos en forma doméstica, tengo algunas formas de advertirlo. La aparición de indicios de reflujo gastroesofágico, debido a mayor presión intraabdominar y al deslizamiento de parte del estómago, hacia el tórax, es decir de una manifestación de la hernia del hiato.

Inflamación crónica

El principio una reacción inflamatoria no adecuada, como la que se produce como respuesta del sistema inmunitario en las enfermedades autoinmunes y en otras enfermedades crónicas, representa un peligro para nuestra salud. Las hay de diverso tipo y conllevan una respuesta exagerada y prolongada, muchas veces asintomática.

Se manifiesta con la presencia aumentada de glóbulos blancos y de sustancias mediadoras, insulina, prostaglandinas, leucotrienos, etc. Por ello es de asumir que la utilización de medicamentos anti-inflamatorios debe ser eficaz. De hecho, las infusiones y decocciones de algunas plantas presentan propiedades comparables con las de sustancias sintéticas específicas, como el ibuprofeno.

Si bien el solicitar análisis de niveles inflamatorios, en instituciones de salud, causa reacciones diversas, aunque no las deseables, el tratar de controlar estos efectos de forma totalmente empírica y a ciegas, no parece disparatado.

Por ello he incluído en el mate matinal unas hojas de carqueja (Baccharis trimera) y un par de veces a la semana una cucharadita de cúrcuma en polvo (Curcuma longa). Como ambas plantas tienen otros efectos interesantes, me estoy beneficiando por lo menos de ellos. Tal el caso de la hiperplasia benigna de próstata, que menciono más adelante.

Hipercolesterolemia, ateromatosis

El colesterol elevado en sangre sigue siendo uno de los desafíos, ya que es obvio que mi organismo lo produce en exceso o lo elimina en forma insuficiente. En especial los niveles de LDL. Que ahora son apenas elevados.

La dieta ayuda, el ejercicio también y por el momento no estoy consumiendo infusiones o tisanas específicas. Por ello aún continúo utilizando estatinas. Estas cada vez más espaciadas y en cantidades pequeñas.

Por otra parte los ateromas, que conllevo desde hace algunos años, han venido disminuyendo en forma muy lenta. La placa de la carótida izquierda ha permitido aumentar un 10% el flujo sanguíneo, que había disminuído un 30% y la de la ilíaca externa derecha, ha disminuído un 20% y el flujo sanguíneo es bastante mejor, supuestamente con el aporte adicional de la vascularización colateral (neoangiogénesis).

En particular la evolución de esta última, conocida como Enfermedad vascular periférica, la estoy publicando en http://oclusionarterial.blogspot.com en especial en referencia al uso de plantas con probable efecto positivo.

Hernia del hiato – Reflujo gastroesofágico

Padecimientos casi totalmente controlados, comenzando por una de sus consecuencias, el esófago de Barrett. Una reciente endoscopía confirmó la inexistencia de lesiones, solamente pequeñas cicatrices.

En cuanto al reflujo, ya he mencionado que en casos extremos (nerviosismo, comidas no recomendadas), de los que no estoy liberado, se insinúa un cuadro ligero de reflujo ácido y en algunos casos evidencias de hernia del hiato (intercambio gaseoso).

Para ello y teniendo en cuenta que estoy probando infusiones y decocciones para otras afecciones, me refugio en el omeprazol, que tiene una concentración medicamentosa menor que el lansoprazol. Hablo de las presentaciones comerciales.

Ya he comentado que he hecho pruebas positivas con la congorosa (Maytenus ilicifolia).

Hiperplasia benigna de próstata

Este problema crónico, que me acompaña desde hace más de 30 años, viene evolucionando de buena forma. Continúo con los controles indicados y con el tratamiento exclusivo en base a hierbas anti-inflamatorias.

El crecimiento de la glándula es muy lento y ocasiona muy pocas molestias hasta ahora.

En las últimas semanas he discontinuado el uso de las infusiones de malva (Malva sylvestris) para permitir el control de la hiperplasia solamente a infusiones diarias de carqueja (Baccharis trimera), con la ayuda de infusiones de cúrcuma en polvo (Curcuma longa), dos a tres veces a la semana. En primera instancia la actividad de ambas plantas es buena.

En ambos casos agrego las plantas

Tumores de piel

Por ahora debo admitir que el tipo de tumor conocido con epitelioma de células basales ha sido muy difícil de combatir. Apenas he logrado evitar que no aumente de tamaño, luego de muchos meses de pruebas, con diferentes extractos de plantas. Al parecer en el 2015 deberé recurrir a la cirugía.

Ya en setiembre de 2016 me realizaron un par de biopsias y estoy a la espera de los resultados, con lo que reconozco que me han ganado y estoy en manos de una buena dermatóloga. A modo de adelanto una fotito de de como me quedó la oreja luego de las biopsias, una lesión con puntadas y la otra a la espera de un probable injerto. Luego de la foto quedan cubiertas con un apósito especial.

13-9-para-blog

Otros

En el pasado los empujes de psoriasis y para el futuro incipientes indicios de esclerosis múltiple, por el momento para no preocuparse en demasía.

Navidad y Año Nuevo

diciembre, 2013 1 comentario

Mis deseos de muy buena salud para todos.

Gracias por el apoyo brindado.

Herbielatino