Qué hacer con los antioxidantes?

Hasta hace pocos meses venía todo bien. Los antioxidantes eran muy importantes para la salud. Incluso lo estaba comprobando en mi propio organismo. Pero hay alegrías que duran poco, o probablemente eso tratan de establecerlo algunos.

Un trabajo muy reciente realizado en los gusanos C. elegans parece demostrar que la antes beneficiosa actividad de los antioxidantes, estaría en realidad ligada a una disminución de la longevidad, ya que los radicales libres actuarían como señales para aumentar la longevidad de las células sanas, al promover una muerte selectiva de las células enfermas o viejas.

Por otra parte, un trabajo realizado con una población de ciudadanos italianos, ha demostrado que el resveratrol, un importante antioxidante presente en el vino, no logra detener la aparición de enfermedades cardiovasculares o tumores, como se pensaba hasta ahora. Las propiedades beneficiosas de la incorporación de vino en la dieta podría deberse a otras sustancias también presentes en esta bebida. Por tanto poco importaría la capacidad antioxidante del vino.

Una tercera noticia, “La ciencia desmonta el milagro de los antioxidantes”. Semejante noticia, repetida una y otra vez por el periodismo técnico y cientos de sitios copiadores de salud, parece lapidaria. Sin embargo, una rápida lectura a la noticia nos deja ver que la noticia en realidad se refiere a los suplementos que contienen antioxidantes, no siempre naturales y no con los antioxidantes presentes en las plantas, particularmente aquellas que se pueden incorporar en la dieta diaria. Por lo que la recomendación es “cuidado con los suplementos con poder antioxidante”.

Una primera sensación, algo está mal y no son los antioxidantes, es la forma en que se investiga sobre ellos y la forma en que se presentan los resultados.

Soy consciente de que lo logrado en una o dos personas no es representativo, pero si es importante para esa o esas personas.

Una notoria mejora en la visión, señal de la detención de la degeneración macular que acompaña el paso de los años. Una importante mejora en la salud de la piel, también deteriorada con la vejez o la “adultez mayor”. Un palpable incremento de la actividad cerebral, mejor memoria, mejores reflejos, en definitiva, mayor capacidad cognitiva.

Podría agregar otras áreas de mejoría física, pero creo que la idea está clara. En mi organismo, los antioxidantes han sido muy beneficiosos. Y si la alternativa es que me podrían producir una disminución del período de vida, lo prefiero, antes que ser un muy longevo individuo que piensa, ve y disfruta poco de todo lo que nos rodea.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: