Conviviendo con un aneurisma de aorta abdominal

Con una creciente sorpresa escuché a la especialista que me estaba realizando la ecografía de aparato urinario, solicitada por mi urólogo, “Tiene la aorta abdominal dilatada”

Al principio no le di mayor importancia, incluso cuando me comentó “debería consultar a un cirujano vascular”.

Finalizado el exámen y ya con el informe en mi poder regresé a casa. Algo rondaba en mi mente y decidí consultar mis sitios preferidos de Internet. Digité las palabras clave de búsqueda y comenzó mi creciente preocupación “aneurisma” no dilatación, es decir la dilatación de una arteria ES un aneurisma. Temida palabra por lo que se ha oído siempre.

ecografia aorta

Foto espejo de imagen de ecografía

Más que, con la medida inicial, 5.2 cm, entraba en zona de riesgo de rotura. Una situación preocupante.

El tiempo de espera hasta el resultado de la tomografía fue bastante traumático, ya que el cirujano vascular que debí consultar se negó a arriesgar un diagnóstico hasta no tenerla.

En casi todos los prestadores de salud el tiempo requerido para llegar hasta el momento del exámen es relativamente largo. Asimismo los requerimientos que, en mi caso, por una medida de creatinina en sangre algo elevada (posible problema renal), me indicaron un tiempo de rehidratación intravenosa (12 horas antes y 12 horas después de la tomografía)

Tenía razón el especialista, la tomografía de contraste (sencilla y rápida) mostró un diámetro de 4.0 cm, con lo que el riesgo que pensaba antes se diluyó en gran forma. Pasé de ser un paciente de riesgo, con probabilidad de intervención quirúrgica inmediata, a ser un paciente a controlar durante meses. De acuerdo a como aumente su tamaño será la decisión, que se posterga para dentro de meses o años.

1imagen para articulo

Unas imágenes exclusivas de la tomografía.

Ahora estoy encarando la etapa que viene, LA ESPERA, que tampoco es muy agradable, aunque más llevadera.

Mi planificación, extraída de lecturas y consultas, incluye:

Mantener la presión arterial dentro de valores normales
Controlar la colesterolemia dentro de parámetros saludables
Controlar en forma permanente el estrés crónico
Proteger o fortalecer las paredes arteriales
Mantener la inflamación crónica en niveles mínimos
Cuidarme de traumatismos graves

Estas medidas son, algunas imprescindibles (presión, colesterol y traumatismos) y otras preventivas de futuros aneurismas (paredes, estrés e inflamación). También recuerdo que mencionan tabaquismo y obesidad, que no me incluyen.

Además de las futuras indicaciones médicas, estoy conformando una batería de extractos de plantas para ir logrando algunas de las metas antes expuestas y dejo para los médicos el indicarme medicamentos que consideren imprescindibles. Puede haber algunas incompatibilidades o desacuerdos, que iré resolviendo de la mejor forma posible.

Presión arterial

La acción hipotensora de las plantas se logra por varios mecanismos, las hay simplemente diuréticas, otras mediante el óxido nítrico, otras son vasodilatadoras, otras interfieren con la contracción cardíaca a través de los canales de calcio y otras mediante interferencia con la actividad de enzimas y hormonas específicas.

Ajo (Allium sativum). Los compuestos azufrados, presentes en buena proporción en el ajo añejado y en menor medida en el ajo sin procesar, contribuyen al descenso de la presión sanguínea. El descenso logrado tiene que ver con la activación del óxido nítrico.

Apio (Apium graveolens). La apigenina y otros compuestos presentes en el apio, dilatan los vasos sanguíneos mediante una relajación de su musculatura lisa.

Arándanos (Vaccinium myrtillus). Tiene compuestos que inhiben una enzima reguladora de la angiotensina, hormona que produce una elevación de la presión sanguínea.

Azafrán (Crocus sativus). La crocetina, un carotenoide, mejora las afecciones relacionadas con la insulinoresistencia, responsable en parte de la aparición de problemas como el colesterol elevado y la hipertensión.

Crategus, Espino albar (Crataegus oxyacantha). Los extractos de semillas y en menor medida de flores y hojas, reducen las presiones sistólica y diastólica.

Olivo (Olea europaea). El extracto de hojas de olivo promueve el descenso de la presión arterial mediante un antagonismo de los canales de calcio.

Quiebra piedra (Phyllanthus niruri). Posee varios principios activos que interfieren con la acción de la endotelina, sustancia producida por la pared vascular, que está involucrada en el aumento de la presión sanguínea.

Soja (Glycine max). Se ha demostrado que la soyasaponina I inhibe a la renina, una enzima producida por el riñón, responsable de una elevación de la presión a largo plazo y probablemente inhibidora de otro mecanismo enzimático, la convertidora de angiotensina.

Stevia (Stevia rebaudiana). Extractos acuosos de las hojas de esta planta  tienen un efecto hipotensor en cuadros de hipertensión moderada. Al parecer sus compuestos químicos intefieren con el ingreso de calcio a las células del músculo liso arterial, disminuyendo su contracción.

Tomate (Lycopersicon esculentum). Los antioxidantes del tomate, entre ellos el licopeno, el betacaroteno y la vitamina E, han logrado reducir la presión sanguínea en personas con hipertensión moderada, por lo menos en algunos trabajos citados. Otros trabajos no han encontrado respuesta positiva.

Valeriana (Valeriana officinalis). Los extractos de esta planta han demostrado lograr un descenso en la presión sanguínea, a través de una estimulación de los canales del potasio en la contracción del músculo cardíaco. Su efecto sobre el sistema nervioso es otro mecanismo que puede intervenir en la regulación favorable de la presión sanguínea.

Vid (Vitis vinifera). El extracto de semillas de uva contiene polifenoles que hacer bajar la presión sanguínea, en algunos casos, probablemente debido a su actividad antioxidante.

Yerba mate (Ilex paraguariensis). Posee entre sus efectos, la propiedad de bajar la presión sanguínea, mediante una estimulación de la síntesis del óxido nítrico.

Varios fenoles presentes en las plantas (cáscara de citrus, partes aéreas del orégano, del romero y hojas de la salvia, semillas del sésamo, etc.) tienen propiedades hipotensoras.

Perfil lipídico (colesterolemia)

La mayoría de los tipos de fibra de las plantas han demostrado bajar el colesterol. Están presentes en la mayoría de frutas y verduras, en mayor o menor grado.

Los betaglucanos son un tipo de fibra soluble que aparentemente son los responsables de esta actividad. La cebada (Hordeum vulgare), los porotos (Phaseolus vulgaris), (frijoles, frejoles, judías, chingadillas, granos, pochas, fabas, chícharos, caraotas, alubias o habichuelas) y el salvado de avena (Avena sativa) contienen cantidades importantes.

La pectina es otra fibra soluble capaz de bajar los niveles de colesterol en sangre. La zanahoria (Daucus carota), la manzana (Malus domestica) y los citrus (Citrus spp, en la parte blanca de la cáscara) la contienen en buena cantidad. El pomelo o toronja (Citrus paradisa) también la contiene. Las frutas se deben comer como tales o licuadas con la pulpa. El jugo contiene muy poca fibra.

En el caso de la manzana, el efecto combinado de la pectina y de los polifenoles aumenta el metabolismo de los lípidos y reduce la producción de moléculas proinflamatorias (que intervienen en la formación de las placas o ateromas). El consumo continuado de manzanas ha logrado disminuir en forma interesante los niveles de colesterol malo (LDL) y aumentar en algo los niveles de colesterol bueno (HDL). El vinagre de manzana logra efectos similares, aunque menores.

Las plantas que contienen mucílago, una fibra que tiene la propiedad de hacer descender el colesterol en sangre, como las algas (varias especies), las semillas de lino (Linum usitatissimum), las raíces y las partes aéreas de la malva (Malva sylvestris), el membrillo (Cydonia oblonga), los líquenes, ciertos hongos y muchos otros vegetales .

El ajo (Allium sativum) y la cebolla (Allium cepa) han demostrado bajar el colesterol alrededor de un 10% en personas que consumen un diente de ajo o media cebolla al día. Este efecto estaría asociado con una interferencia en la síntesis del colesterol por parte de las células.

El apio (Apium graveolens) ha demostrado bajar el colesterol en animales de laboratorio. Aún no se ha determinado que principios activos son los responsables de este efecto. No se han encontrado resultados concluyentes en estudios con seres humanos.

Los arándanos (Vaccinium myrtillus), por su capacidad antioxidante, son capaces de prevenir las lesiones arteriales que, entre otros factores, requiere la oxidación de las moléculas de colesterol LDL. Los polifenoles presentes en la piel de los frutos también son
importantes, aparentemente por su capacidad de reducir el colesterol en el organismo.

El arroz rojo fermentado o arroz de levadura roja se ha venido utilizando para reducir el colesterol. Sus efectos son variables, probablemente por la falta de estandarización en los procesos de elaboración.

La cúrcuma (Curcuma longa) interfiere con la producción de enzimas que inducen la producción de prostaglandinas relacionadas con la inflamación y ayuda a la metabolización de grasas y a reducir los niveles de colesterol.

Los fitosteroles actúan disminuyendo los niveles de colesterol en sangre mediante una acción directa, al combinarse con el y quitarlo como colesterol disponible. Las semillas de sésamo (Sesamum indicum) los contienen en cantidades apreciables, además la lechuga (Lactuca sativa), las semillas de girasol (Helianthus annuus), los espárragos (Asparagus acutifolius), el coliflor (Brassica oleracea var bothr.), los higos (Ficus carica), la soja (Glycine max) y varios vegetales más.

Se puede mencionar también al lentinano, un betaglucano del hongo shiitake (Lentinus edodes) que además de muchas otras propiedades ha demostrado disminuir el colesterol en sangre en seres humanos.

El té negro (Camellia sinensis) a través de sus polifenoles interfiere con la recuperación linfática de colesterol, disminuyendo su reabsorción. Una disminución en la solubilidad de la sustancia sería uno de los mecanismos más importantes.

Un reciente estudio sobre la incorporación en la dieta, por varias semanas, de un complejo formado por: aceite de pescado, licopeno del tomate, catequinas del té verde, resveratrol, un tipo de tocoferol y vitamina C, logran una disminución de los niveles de lípidos, del estrés oxidativo y los niveles de factores de riesgo inflamatorio, asociados con la enfermedad cardiovascular y que, además, el mantenimiento de esos componentes por un período prolongado logra la disminución del desarrollo de la ateroesclerosis, al inhibir procesos esenciales para la iniciación de las lesiones.

Recientemente se ha presentado evidencia de que la palta o aguacate (Persea americana) tendría propiedades en relación a la disminución del colesterol. Su consumo diario lograría la disminución de colesterol total, triglicéridos, VLDL y el LDL.

Estrés crónico

Estoy de acuerdo en utilizar plantas que, por un lado  disminuyan la excitabilidad del sistema nervioso, por el otro que ayuden al organismo a adaptarse a esta situación extrema y además plantas que promuevan la disminución de daños producidos directa o indirectamente.

Los mejores resultados se han logrado combinando el uso de plantas adaptógenas, tranquilizantes, antioxidantes, inmunoestimulantes y digestivas. A continuación un listado de las más utilizadas en esta parte del mundo.

Plantas con propiedades adaptógenas

Angélica (Angélica spp.). Su uso se remonta a muchos años, especialmente en países de Oriente. Los extractos acuosos de raíz han demostrado revertir los cambios por estrés crónico, aparentemente mediante una interferencia con mecanismos hormonales.

Guanábana o graviola (Anonna muricata). Su actividad se centra principalmente en los efectos metabólicos del estrés crónico, logrando la inhibición de la oxidación lipídica consiguiente. Estos efectos se han logrado principalmente mediante la utilización de extractos etanólicos de la corteza de ramas de la planta.

Astrágalo (Astragalus membranaceus). Otra planta de uso tradicional en China. Es considerado un adaptógeno excelente por proteger al organismo contra estrés físico, mental o emocional. Su poder antioxidante ayuda asimismo a la protección contra los radicales libres y ha demostrado potenciar el sistema inmunitario. Su actividad se debe a varios principios activos del tipo de los aminoácidos y ácidos grasos esenciales, minerales y grupos de fitoestrógenos como las isoflavonas.

Centella (Centella asiatica). El extracto de planta entera ha sido usado como tónico, antiestrés y estimulante inmunitario. El extracto alcohólico ha demostrado efectos similares a los del Diazepam.

Eleuterococo o Ginseng siberiano (Eleutherococcus senticosus). La administración repetida de extractos acuosos y alcohólicos de la corteza de sus ramas ha demostrado una importante cantidad de propiedades relacionadas con la protección del organismo frente a agresiones del tipo del estrés crónico. Poder de adaptación, resistencia inespecífica, estimulación del sistema nervioso central, estimulación de la circulación, mejora en los parámetros sanguíneos. Su composición química es muy compleja, glucósidos, heterósidos, pigmentos, etc.

Guaco (Mikania cordata). Extractos alcohólicos de algunas especies de guaco demostraron una interesante actividad anti estrés, por lo menos en pruebas con animales de laboratorio. Los mecanismos involucran una modulación de la producción de hormonas adrenales (cortisona entre otras) y resultan en una mayor tolerancia a elevados niveles de estrés mental crónico y en una disminución de la presencia de lesiones, como ulceraciones gástricas.

Albahaca morada (Ocimum sanctum). Pruebas de laboratorio han demostrado que el uso de extractos acuosos de la planta han logrado corregir reacciones de conducta y fisiológicas relacionadas con el estrés crónico. Eso lleva a ubicar a esta especie dentro de las posibles para desarrollar como herramienta antiestrés, máxime considerando la posibilidad de su fácil cultivo en muchos sitios.

Ginseng (Panax spp.). Saponinas del ginseng obtenidas de las raíces y del rizoma, han demostrado un efecto supresor del estrés psicológico y el desarrollo de mecanismos de adaptación, al parecer a través de mecanismos neuronales (interferencia de los sistemas opioide y serotonérgico) y hormonales (supresión de la síntesis de cortisona y otras catecolaminas). Estos mecanismos de lucha contra el estrés, que son activados normalmente, causan problemas cuando se mantienen por mucho tiempo, por una reacción exagerada o el agotamiento de los órganos.

Rodiola o Raíz del Artico (Rhodiola rosea). Los extractos de raíz y rizomas mejoran el rendimiento general, tanto físico como mental, reduce la fatiga mental, y mejora la respuesta inmunitaria ante las enfermedades. Los efectos de Rhodiola rosea se atribuyen a su propiedad de mejorar la disponibilidad de serotonina y de dopamina. Contiene un importante número de sustancias activas, alcoholes, glicósidos, flavonoides, flavolignanos, proantocianidinas, etc. Su administración repetida logra un notorio efecto antifatiga y aumenta la capacidad de concentración. Asimismo se han encontado indicios de una mejora en cuadros de depresión y ansiedad moderados.

Suma o ginseng de Brasil (Pfaffia paniculata). De esta hiedra rastrera se utiliza la raíz. Su nombre popular “para todo” con que se la conoce en Brasil ya indica su utilidad. Tiene importantes propiedades adaptogénicas que normalizan y potencian los sistemas orgánicos, aumentando la resistencia ante el estrés crónico (mental y físico). Normaliza el balance hormonal, potencia la inmunidad, reduce la inflamación y se dice logra detener el envejecimiento. Al parecer su capacidad para aumentar la oxigenación celular sería el mecanismo de acción. Contiene saponinas, alantoína y algunos minerales poco usuales tipo el germanio.

Agrego esto de reciente comprobación, el aceite de cáscara de limón (de obtención costosa) posee efectos adaptógenos.

Plantas con propiedades tranquilizantes

Hipérico (Hypericum perforatum). Extractos de partes aéreas de esta planta tienen efectos ansiolíticos, antidepresivos, de disminución de la inquietud y control de problemas de funcionamiento del sistema nervioso autónomo. Es una planta considerada muy segura, debido a que no hay contraindicaciones ni interacciones con otras drogas, Solamente se han descrito casos de fotosensibilización en individuos de piel muy blanca.

El modo de acción no está claro, ya que su posible inhibición de MAO ha sido cuestionada y se proponen mecanismos varios para explicar su eficacia.

Kava Kava (Piper methysticum) Con lactonas psicoactivas. Tiene efectos sedantes, anticonvulsivos, antiespasmódicos y relajantes el sistema nervioso central. Puede potenciar la acción del alcohol, los barbitúricos y los psicofármacos. Modifica los tiempos de reacción, por lo que debe admiistrarse con precaución. No administrar durante el embarazo, la lactancia y en algunos cuadros de depresión.

Lúpulo (Humulus lupulus). Los frutos de esta trepadora contienen principios amargos con propiedades sedantes suaves y que además estimulan una buena digestión. Se considera una hierba segura, aunque puede ocasionar reacciones alérgicas.

Manzanilla (Matricaria chamomilla). La infusión acuosa preparada con flores de esta planta tiene un reconocido efecto sedante, espasmolítico y antiinflamatorio, sin presentar un excesivo efecto depresor sobre el sistema nervioso central. Al parecer la apigenina, uno de sus principales principios activos tiene un mecanismo de acción similar al de las benzodiazepinas.

Melisa o Toronjil (Melissa officinalis). Otra planta con propiedades sedantes y sin efectos secundarios importantes. Con importantes actividades antiespasmódica, carminativa, antiinflamatoria, antiséptica. Se puede administrar en infusión o en extracto seco.

Pasionaria (Passiflora incarnata). Las partes aéreas de esta planta contienen flavonoides, derivados cumarínicos y aceites esenciales. Tiene un efecto calmante general, sin efectos secundarios y sin interacciones y contraindicaciones conocidas, a excepción de ligeros trastornos en la motilidad.

Rauvolfia (Rauvolfia serpentina). Extractos de raíz con un apreciable contenido en alcaloides que actúan regulando la actividad del sistema nervioso autónomo en el sentido de reducir la ansiedad y la presión arterial esencial o primaria. El mecanismo de acción es mediante el bloque o de receptores del sistema autónomo.

Tiene varias contraindicaciones e interacciones con otras sustancias de acción psicótica por lo que debe utilizarse con precaución.

Tilo (Tilia platyphyllos). Una infusión de sus hojas y flores obtiene un efecto sedante muy interesante. Sus mucílagos son emolientes y calmantes. Un aceite esencial compuesto, sedante y antiespasmódico. Acompañados de flavonoides con efectos depurativos.

Valeriana (Valeriana officinalis). Los distintos extractos de raíz contienen aceites esenciales ricos en terpenos, activos contra cuadros de inquietud, insomnio y otros casos de desórdenes nerviosos. También alcaloides. Es un sedante y promotor del sueño muy seguro. En trabajos realizados ha demostrado su eficacia en cuadros de problemas para dormir y de estrés emocional. Alivia la fatiga, la ansiedad, la hipertensión y el nerviosismo. Se utiliza generalmente en infusiones de su raíz seca.

Plantas con propiedades antioxidantes

Los antioxidantes son sustancias químicas que previenen el daño oxidativo que pueden producir los radicales libres, subproductos del metabolismo celular. Vitaminas como la A, C y E son antioxidantes de primera línea al igual que minerales como el selenio. Muchas frutas (arándanos, uvas) y hortalizas (especialmente las de hoja) son excelentes fuentes de antioxidantes, muchas especias también lo son, entre ellas clavo de olor, melisa, menta, orégano, salvia y tomillo. A modo de ejemplo mencionaré algunas de las más comunes y fáciles de utilizar.

Brócoli (Brassica oleracea), así como otras plantas con elevado contenido en glutatión, espárrago, repollo, coliflor, papa, tomate, verdolaga, palta, pomelo,naranja,durazno y sandía. Es una sustancia perteneciente al grupo proteico y puede ser sintetizada por el organismo a partir de aminoácidos y derivados. Presenta un poder antioxidante muy potente.

Cacao, chocolate (Theobroma cacao). Se ha venido demostrando que los polifenoles del cacao, por su elevado poder antioxidante, ayudan a prevenir la enfermedad cardiovascular, la aparición de enfermedades neurológicas, el crecimiento de tejidos tumorales, el aumento de la presión sanguínea y problemas derivados del estrés metabólico, como las cataratas.

Cebada (Hordeum vulgare). Con los granos de esta planta se produce la malta, bebida con altos niveles de actividad antioxidante, capaces de neutralizar radicales libres responsables de la oxidación de lípidos, proteínas y ADN.

Orégano (Origanum vulgare) y Tomillo (Thymus vulgaris). Contienen un buen número de sustancias antioxidantes, las que pueden ser aprovechadas mediante el uso de la planta seca, como condimento o extrayendo sus principios activos mediante decocción y bebiendo el extracto en cantidades adecuadas.

Verdolaga (Portulaca oleracea). Otra planta con una excepcional cantidad de compuestos antioxidantes y que debería ser incluída en la dieta diaria.

Uva (Vitis vinífera). Además de varios compuestos importantes la uva y concretamente su jugo o el propio vino contienen un compuesto, el resveratrol que, junto a sus derivados, presentan un potente efecto antioxidante que serían los responsables de las propiedades relacionadas con el enlentecimiento del envejecimiento, control del colesterol malo, baja en el nivel de la glicemia y la inhibición del crecimiento de algunos tumores.

Otras plantas con cantidades importantes de resveratrol son el arándano (Vaccinium myrtillus) y la frutilla (Fragaria vesca).

Otras plantas como el alcaucil, el boldo, la cúrcuma, el jengibre, la manzanilla, la marcela, la nuez moscada, el romero y varios hongos, integran la larga lista de plantas con alto poder antioxidante.

Plantas con propiedades inmunoestimulantes

Cayena (Cinnamomum zeylanicum). Si bien no está considerada una planta inmunoestimulante propiamente dicha, sus propiedades de purificación del organismo, mediante la estimulación del funcionamiento de varios órganos y sistemas, la hace muy valiosa. Aumenta notoriamente la circulación general, incluyendo la periférica, controlando a su vez la presión sanguínea. Controla los niveles de colesterol y de triglicéridos. Mejora la excreción de sustancias de deshecho.

Equinácea (Echinacea purpurea). Ha venido siendo utilizada desde hace muchos años como potenciadora del sistema inmunitario, como cicatrizante de heridas, antiinflamatoria y antiinfecciosa. Se ha comprobado que la estimulación del sistema inmunitario se debe a la actividad de polisacáridos y fitosteroles únicos. La activación de macrófagos sería uno de los mecanismos involucrados.

Lapacho (Tabebuia impetiginosa). El extracto de la corteza de este árbol tiene importantes propiedades depurativas y antimicrobianas. Se ha utilizado en una amplia variedad de problemas y al parecer su poder depurativo aumenta la acción del sistema inmunitario.

Regaliz (Glycyrrhiza glabra). Los extractos de raíz son depurativos y normalizadores de muchas funciones orgánicas, sin poseer una actividad directa sobre el sistema inmunitario, pero se ha demostrado que su uso en conjunto con otras plantas que si la tienen, potencia en forma visible la actividad de estas. De por si es un excelente antiinflamatorio, considerado uno de los corticoides naturales.

Sello de oro (Hydrastis canadensis). Los alcaloides obtenidos de los extractos de raíces y rizomas de esta planta son los responsables de sus variados efectos beneficiosos en los aparatos digestivo y urinario. Son importantes como reductores de la inflamación de las membranas mucosas y de la presión sanguínea. Pero en este caso importan por sus destacada actividad inmunoestimulante, siendo anticancerígena y antimicrobiana.

Uña de gato (Uncaria tomentosa). Enredadera peruana utilizada para la elaboración de extractos acuosos por los nativos como purificador intestinal y antiinflamatorio, así como antimicrobiano, que ha demostrado niveles muy elevados de actividad antitumoral. Su potenciación del sistema inmunitario se debe a la actividad de alcaloides, glicósidos, proantocianidinas y sitosteroles.

Hongos como el maitake (Grifola frondosa) y el shiitake (Lentinus edodes) presentan actividades antioxidante e inmunoestimulante, aparentemente por la presencia de betaglucanos.

Plantas con propiedades digestivas

El estrés crónico causa disfunciones digestivas de índole muy variado, entre las que, los trastornos hepatobiliares, la indigestión, los espasmos y eventualmente los reflujos (si existen problemas de esfínteres) son las que más se manifiestan. Por tanto su tratamiento dependerá de cual o cuales son los cuadros más importantes. De todos modos una especie de muestrario de las plantas más utilizadas para tratar problema digestivos puede ser de ayuda y va completando la lista de plantas que deben acompañar un tratamiento global del estrés crónico.

Alcaucil (Cynara scolymus). Tanto el jugo de la planta fresca como el extracto obtenido por decocción de las hojas contiene cinarina y principios amargos con potentes propiedades coleréticas, es decir estimulantes de la producción de ácidos biliares, fundamentales para la digestión de grasas. Como con todas las plantas coleréticas hay que descartar problemas en las vías biliares.

Angélica (Angelica archangelica). Además de ser un buen carminativo, la infusión de raíces de esta planta, tiene propiedades antiespasmódicas potentes, indicadas para casos de calambres o espasmos estomacales. Otras propiedades, colagoga y estimulante de las secreciones gástricas. Contiene un aceite esencial, cumarinas y derivados. Es de destacar que el extracto acuoso contiene sustancias fotosensibilizantes.

Boldo (Peumus boldus). La infusión de la hojas de esta planta en una de las más indicadas para todo tipo de indigestiones. Alcaloides como la boldina y bioflavonoides son responsables de su actividad analgésica, antiespasmódica, carminativa, colagoga, laxante suave y sedante. Integra junto al alcaucil (alcachofa) un muy utilizado producto medicinal natural.

Cedrón (Aloysia citriodora o Lippia citriodora). Otra planta con interesante actividad digestiva, espasmolítica, carminativa, ligeramente sedante debido a su contenido en terpenos, cumarinas y flavonoides. Se administra como infusión de sus partes aéreas.

Hinojo (Foeniculum vulgare). Los extractos de los frutos de hinojo, incluyendo las semillas contienen aceites esenciales con efectos moderados en casos de digestiones lentas y flatulencia. Generalmente se utiliza la infusión de los frutos y de sus semillas desmenuzadas. No se recomienda para tratamientos prolongados.

Manzanilla (Matricaria chamomilla, recutita). Tanto la infusión como la tintura alcohólica de las flores, tienen propiedades carminativas, es decir que estimulan y normalizan la digestión. Su eficacia se debe a varias sustancias con propiedades antiespasmódicas, antiinflamatorias, calmantes y reguladoras del tracto gastrointestinal. La tintura alcohólica es mucho más potente pero debe administrarse con precaución.

Menta (Mentha piperita). El aceite esencial contiene varias sustancias carminativas, la tintura de las hojas de menta también es más fuerte que la infusión. El aceite esencial, bajo recomendación médica es muy eficaz. Antispasmódico, carminativo, colagogo y calmante local.

Otras plantas, como las llamadas raíces amargas (Centaurea minor, Genciana y otras), se utilizan con éxito como apertivas y carminativas, previniendo la aparición de indigestiones y espasmos. Muchos de las especias utilizadas como aderezos son digestivas, cilantro, comino, estragón, jengibre, orégano, tomillo, etc. La lista de plantas importantes en temas digestivos es enorme. Las mencionadas arriba no son necesariamente las más importantes. En Uruguay se utilizan mucho la carqueja (Baccharis trimera), el llantén (Plantago major) y la marcela (Achyrocline satureoides).

Resumen

Después de toda esta catarata de plantas seguramente resulta difícil concluir que hacer. Puedo ir aportando opiniones que ayuden a probar alguna de las posibles soluciones.

Una infusión de ginseng (o talvez de suma o rodiola), una infusión de valeriana (o manzanilla o melisa), una decocción de orégano y tomillo y una infusión o decocción rápida de uña de gato. El ginseng y la uña de gato en la mañana, el orégano y tomillo una hora después del almuerzo y la valeriana una hora antes de acostarse.

Protección de paredes arteriales

Una serie de plantas han venido demostrando una eficacia importante, sea por su actividad antioxidante, sea por una acción directa de fortalecimiento de la pared vascular, en el logro de disminuir la fragilidad de los vasos sanguíneos.

La actividad antioxidante ya la he tratado y la actividad de fortalecimiento de las paredes de los vasos se logra mediante varios mecanismos, entre los que se destacan la regulación de los ciclos celulares (crecimiento, proliferación y muerte celular) y la inhibición de una serie de enzimas responsables de los mecanismos de desgaste y envejecimiento de las células.

Arándanos (Vaccinium myrtillus). Los frutos contienen pigmentos antociánicos, con importante actividad antioxidante y por aumento de la resistencia  vascular y disminución de la permeabilidad (acción vitamínica P).

Cebolla (Allium cepa). La piel de las cebollas es una de las mejores fuentes de quercetina, la que se ha demostrado disminuir la fragilidad capilar junto a otros flavonoides. No estoy sugiriendo comer la piel de las cebollas, sino utilizar el líquido resultante de su cocción.

Castaño de Indias (Aesculum hippocastanum). Los frutos y las semillas contienen flavonoides (quercetol y kaempferol), saponinas (la aescina), minerales, azucar, almidón y aceite esencial, a los que debe su acción tónica venosa, vasoconstrictor venoso, antihemorrágico y acción vitamínica P.

Cornejo (Cornus officinalis). Los frutos de este pequeño árbol contienen sustancias con potente efecto antioxidante y actúan protegiendo a los tejidos arteriales contra la acción de los radicales libres, al igual que los extractos de ajo (Allium sativum) añejado y de ginkgo (Ginkgo biloba)

Y seguimos con las pieles, la cáscara del limón (Citrus limon) contiene otros flavonoides, incluyendo la rutina que reducen la permeabilidad capilar, la cáscara de la naranja amarga (Citrus auriantum) contiene hesperidina, otro flavonoide con actividad similar. Así que, menos sonrisas y a agregar licuados de cáscaras de citrus a la dieta.

Maniés, cacahuates o cacahuetes (Arachis hypogaea). la piel de las semillas, sí, esa delgada lámina que recubre a los deliciosos maníes, de color marrón rojizo, es la que contiene procianidinas oligoméricas, flavonoides que poseen una reconocida acción protectora sobre los capilares sanguíneos. Es por ello que los maníes se deben consumir sin pelar.

Los extractos de corteza de pinos (Pinus spp) también poseen cantidades considerables de estos flavonoides. Otra planta con contenido apreciable de procianidinas oligoméricas es la vid (Vitis vinifera), especialmente la vid roja, por lo que una de las razones de los beneficios para la salud del vino (en cantidades mesuradas) es la presencia de estas sustancias.

Y para finalizar este resumen, flores.

Las violetas (Viola spp) contienen cantidades apreciables de otro flavonoide, la rutina, que también ayuda al mantenimiento de la fortaleza e integridad de las paredes de los capilares. Las flores se pueden comer como tales, frescas, agregadas a ensaladas o se puede beber el líquido de una decocción rápida.

El trigo sarraceno (Fagopyrum esculentum) también contiene rutina en cantidades apreciables y no se consumen las flores sino su harina.

Borraja (Borago oficinalis) El aceite de borraja es muy rico en ácidos grasos esenciales del tipo omega 6. El ácido gamma-linolénico puede ser transformado en prostaglandinas que ayudan a controlar los procesos inflamatorios. El mucílago y el ácido salicílico que contiene complementa esta acción.

Carqueja (Baccharis genistelloides, trimera) Con fuertes propiedades antiinflamatorias y analgésicas debidas, al menos en parte, a la inhibición de la biosíntesis de prostaglandinas. Los componentes activos son principalmente las saponinas y la rutina. Si bien los extractos alcohólicos son más potentes, con el extracto acuoso se logran resultados interesantes.

Cúrcuma (Curcuma longa) La curcumina inhibe la actividad de la 5-lipoxigenasa en neutrófilos peritoneales de rata y de las plaquetas humanas. Esta enzima participa en la formación de los leucotrienos. Además ejerce una fuerte actividad antioxidante.

Jengibre (Zingiber officinalis), con potente actividad antioxidante y de inhibición de la síntesis de prostaglandinas.

Llantén (Plantago major) emoliente, antiinflamatorio, astringente, antibacteriano y antipruriginoso. Por su contenido en mucílago, pectina y taninos.

Malva (Malva officinalis) El contenido en mucílago le confiere potentes propiedades antiinflamatorias, tanto en uso externo como interno. Una infusión de hojas y flores es recomendable.

Malvavisco (Althaea officinalis) Sus propiedades emolientes suaves hacen que sea muy eficaz en el tratamiento de inflamaciones e irritaciones de la piel y las mucosas

Manzanilla (Matricaria recutita) el camazuleno, es notablemente antiinflamatorio y antialérgico. Tanto la tintura alcohólica como la infusión presentan esta propiedad.

Milenrama (Achillea millefolium) También contiene el azuleno agente anti-inflamatorio, aunque el contenido de este varía incluso entre las plantas en el mismo hábitat. La hoja fresca se puede aplicar directamente a un dolor de muelas con el fin de aliviar el dolor.

Olivo (Olea europaea) una infusión acuosa de hojas de olivo es hidratante, emoliente y antiinflamatoria. El aceite de oliva a su vez puede actuar como un desinflamante de la piel, aún consumido por via oral.

Tomate (Lycopersicon esculentum). El jugo de la fruta fresca y de las frutas procesadas posee importantes propiedades antiinflamatorias, comprobadas a diario en las quemaduras por los rayos solares. Probablemente el licopeno tiene mucho que ver.

Uña de gato (Uncaria tomentosa) Para la inflamación. Contiene glucósidos antiinflamatorios.

Otras plantas con actividad similar a la cortisona: orégano silvestre, albahaca, hinojo, higo, pomelo, pasiflora, estragón, regaliz, té y tomillo.

A %d blogueros les gusta esto: