Alergias

Las alergias son reacciones anormales a sustancias (alérgenos) a las que nos exponemos en el diario vivir. El sistema inmunitario reacciona excesivamente a sustancias que el organismo libera para controlar la presencia de esos alérgenos.

Polen, polvo, esporas de hongos, microorganismos, suspendidos en el polvo, alimentos, tóxicos, son algunos de los agentes que provocan las reacciones alérgicas. Se les llama alérgenos.

Varias plantas han demostrado beneficios para aliviar los efectos de algunos cuadros alérgicos que, como ya se ha dicho, incluyen reacciones inflamatorias de los tejidos involucrados.

Ajo (Allium sativum) y cebolla (Allium cepa). Ambas plantas contienen quercetina, un potente antiinflamatorio y antihistamínico. El ajo en sus bulbos y uno a dos dientes diarios, con el alimento, sería suficiente y la cebolla con su piel o cáscara, por lo que hay que ingeniárselas para preparar caldos con la cebolla entera y después pelarla o hervir las pieles y agregar la decocción filtrada a la comida.

Altamisa o matricaria (Tanacetum parthenium). Una planta que se ha utilizado con mucho éxito en migrañas y que hace poco tiempo se viene investigando por sus propiedades antialérgicas.

Ginkgo (Ginkgo biloba). El extracto acuoso de las hojas de este árbol contiene ginkgólidos, que interfieren con el factor de agregación plaquetaria, producido por el organismo, uno de los iniciadores de la reacción alérgica, al igual que del asma y de los procesos inflamatorios. De todas maneras los extractos de ginkgo deben ser utilizados con precaución, especialmente en tratamientos prolongados, debido a varios efectos secundarios.

La mantecona o petasita y varios otros nombres (Petasites hybridus) contiene sustancias antiespasmódiccas y antiinflamatorias que han sido utilizadas con éxito en cuadros alérgicos y de migrañas. Se utilizan los extractos de raíces.

Manzanilla (Matricaria chamomilla). Varios compuestos encontrados en las flores de esta planta, azulenos y camazulenos, tienen importantes efectos antialérgicos y antiinflamatorios. Se pueden preparar para uso interno en infusión o externo en cremas.

Es importante destacar que esta planta y otras de la misma familia han sido descritas como responsables de provocar, ellas también, cuadros alérgicos, por lo que hay que tener en cuenta esta posibilidad y usarlas con precaución.

Ortiga (Urtica dioica). Extractos de raíces y extractos de hojas se han venido utilizando desde hace muchos años para el tratamiento de varias enfermedades que comprenden reacciones alérgicas, principalmente por sus propiedades antihistamínicas. El extracto de hojas secadas en congelación particularmente se cita como uno de los más efectivos.

Uña de gato (Uncaria tormentosa). El extracto acuoso de las raíces de esta liana es un poderoso antiinflamatorio y puede aliviar dramáticamente algunos cuadros de alergia. Debido a cierta confusión con plantas de nombre similar, es importante asegurarse de utilizar la especie correcta.

Plantas con alto contenido en vitamina C. Los cítricos (aunque pueden causar alergias), los pimientos, la cayena, la guayaba, el kiwi y el berro, entre muchas plantas. La vitamina C es un poderoso antihistamínico, una de las sustancias liberadas cuando hay alérgenos en contacto con el organismo.

Otra planta citada con frecuencia es la hierba triguera, bohordillo o fleo (Phleum pratense).

El reconocer cuáles son y el evitar el contacto con los alérgenos, para cada persona, es otra de las medidas recomendadas.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: