Enfermedad arterial oclusiva

Esta afección debida a una oclusión parcial o total del flujo sanguíneo hacia los músculos esqueléticos, generalmente de los miembros inferiores. Puede ir desde un dolor moderado al caminar, la claudicación intermitente, el dolor muscular en descanso y en los casos graves la gangrena.

 Las dos primeras pueden tener resolución o tratamiento no invasivo, en cambio las dos últimas requieren cirugía.

 Generalmente la claudicación, definida como un dolor muscular por isquemia, es causada por la formación de ateromas (placas formadas a partir de colesterol) en las paredes de las arterias y los síntomas se manifiestan durante la actividad física, lográndose alivio después de algunos minutos de descanso.

 Como factores de riego se mencionan, el fumar, la diabetes, la dislipidemia y la hipertensión.

 Pocas plantas han demostrado algún beneficio mas o menos inmediato.

Ajo (Allium sativum) algunos preparados de los bulbos han demostrado, luego de un prolongado consumo de cantidades elevadas, la detención del crecimiento de las placas y aún una ligera disminución.

Arándanos (Vaccinium myrtilus) una dieta conteniendo arándanos en polvo demostró el control en la formación de ateromas, en ratones deficientes en la apolipoproteína E, que regula la formación de estas placas en las arterias.

Crategus (Crataegus oxyacantha) los extractos de semillas en combinación con extractos de cayena, habrían logrado disminuir lentamente los depósitos de colesterol en las paredes arteriales, según un trabajo publicado. La cayena ayuda a regular los niveles de colesterol y de lípidos en sangre.

La Emblica (Emblica officinalis, Phyllanthus emblica), su jugo fresco administrado diariamente durante más de 60 días, logró disminuciones sustanciales de los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, además habría logrado una reducción del tamaño de las placas ateromatosas.
Ginkgo (Ginkgo biloba). Se recomiendan los extractos estandarizados con bajo contenido en ginkgólidos. Contienen glicósidos, flavonoides, quercetina, kaempferol y otros. Mejora la circulación sanguínea, especialmente la microcirculación. Mejora las propiedades circulatorias de la sangre y antagoniza con el factor de activación plaquetaria.

Pomelo, Toronja  (Citrus paradisa) Se le atribuyen propiedades de disminución de colesterol en sangre y de disolución de las placas existentes en las paredes arteriales.

Rosa canina (Rosa roxburghii) en experiencias con conejos, su jugo redujo el espesor el área todal de las placas y el colesterol del suero sanguíneo, en comparación con los controles.

El aceite de oliva (OLea europaea) ha sido descrito como beneficioso para los cuadros de ateromas arteriales. Está descrita su propiedad de reducir los niveles de colesterol en sangre, al ser administrado durante varios meses en forma oral.
Personalmente tengo una placa ateromatosa en la arteria ilíaca externa derecha, la principal arteria de irrigación de la musculatura de la pierna. Por esta lesión si camino unas 3 cuadras colina arriba, debo detenerme a descansar unos minutos. La pierna queda como dormida y sin fuerzas.

Al cabo de 5 minutos recupero casi totalmente la fuerza y puedo continuar normalmente. Si la caminata es en plano o con inclinación a favor, colina abajo, puedo caminar, casi sin sentirlo, de 15 a 20 cuadras. Correr o subir escaleras, es todo un tema, muy difícil de hacerlo normalmente.

Desde la aparición de este problema hacen ya más de 5 años, la mejoría ha sido muy lenta. Esta mejoría puede deberse a dos causas principales. La formación de una irrigación “colateral”, pequeñas arterias que van desde antes y hasta después de la lesión (tipo byepass natural) o la muy lenta disminución del tamaño de la placa, debido a los cambios logrados por la medicación, la nueva dieta y el ejercicio.

La otra opción real es la cirugía, con sustitución del trozo de arteria. Ante las dificultades que ello podría acarrear, por la zona a intervenir y considerando que puedo continuar mis actividades normales con pocos inconvenientes, prefiero seguir este lento proceso.

Hasta ahora he experimentado con unas pocas plantas, en primer término con el pomelo o toronja (Citrus paradisa). Durante varios meses he consumido jugos, licuados y el fruto entero (obviamente sin cáscara).

Resultado no visible. Luego he consumido una dosis (2 cucharadas soperas) de aceite de oliva de forma casi contínua durante un año, sin resultado aparente, excepto una expresión diferente en mi cara (por el sabor).

Y durante los últimos 6 meses he estado consumiendo otro alimento funcional problemático (también por su sabor),  el vinagre de manzana. En este caso puedo afirmar que he notado una mejoría, no demasiado importante, pero mejoría a fin. De hecho estoy negociando con mi cobertura médica para realizarme un nuevo Eco-Doppler y poder así evaluar realmente lo que estoy experimentando.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: