Alimentos medicinales

Los alimentos que, como tales,  pueden actuar sobre diferentes patologías se deberían agrupar en “alimentos medicinales”. Su actividad se debe a compuestos químicos presentes en las plantas que tienen actividades específicas y permiten distintos grados de acción farmacéutica, disminución del riesgo, disminución del daño o aún curación de enfermedades.

Los principales principios activos encontrados son: beta caroteno, luteína, zeaxantina, licopeno, betaglucano, fibra insoluble, mucílago, fibra de cereales integrales, ácidos grasos monoinsaturados, Omega 3, ácido linoleico conjugado, antocianidinas, catequinas, epicatequinas y procianidinas, flavanonas, quercetina, canferol o miricetina, proantocianidinas, sulforafano y otros isotiocianatos, ácido cafeico y ácido ferúlico, estanoles, alcoholes del azúcar, prebióticos, genisteina y dadzeina, lignanos, alicina, ditioltiones, etc.

Una característica fundamental es que su actividad se obtiene con el consumo de cantidades habituales de esos alimentos, con la salvedad que la dieta sea saludable.

La zanahorias y varias frutas (naranja, kiwi. manzana, cereza) contienen beta caroteno, un potente antioxidante que neutraliza la acción de los radicales libres que pueden dañar las células y fortalece sus defensas antioxidantes.

Coles, acelga, espinaca,  arándanos, ciruelas, palta (aguacate), kiwi, uvas, cítricos, maíz, huevos, contienen luteína y zeaxantina que pueden contribuir al mantenimiento de una visión saludable, tanto por su actividad antioxidante como por su actividad directa en las células de la mácula ocular.

Tomates y productos derivados contienen licopeno con propiedades antiinflamatorias, comprobadas en el control de la hiperplasia benigna de próstata, propiedades antioxidantes que previenen la degeneración macular y por tanto la pérdida visual y aparentemente reducen la incidencia de algunos tipos de tumores, como por ejemplo el de próstata.

El salvado de avena, la harina de avena y la cebada contienen una sustancia del grupo de los azúcares complejos tipo fibra, el beta glucano, con una actividad tal que puede reducir el riesgo de padecer enfermedades coronarias al disminuir la absorción de sales biliares y por ende la formación de colesterol, en por lo menos un 5% (con un consumo de unos 3 g. diarios).

El salvado de trigo y otros vegetales contienen una fibra insoluble que puede contribuir al mantenimiento de la salud del tracto digestivo, al promover el tránsito intestinal mediante el aumento del volumen del contenido.

La zaragatona o psillium contiene en sus semillas una gran cantidad de una fibra soluble, un mucílago, que tiene la propiedad de absorber grandes cantidades de agua y por ello aumentar de tamaño, con lo que produce una sensación de saciedad y actúa como un medicamento que disminuye el apetito.

Cereales de grano entero (cereales integrales) al producir una digestión más lenta promueven el descenso de los niveles de glucosa en sangre. Investigaciones recientes sugieren que algunas moléculas naturalmente presentes en las plantas tienen propiedades antitumorales. Contienen además fitoestrógenos, ácido fítico, compuestos fenólicos e inhibidores de la actividad de enzimas. Los cereales integrales también son ricos en antioxidantes, tales como la vitamina E, y en nutrientes con efectos beneficiosos para los sistemas antioxidantes, tales como el selenio.

Los llamados prebióticos como, Inulina fibra alimentaria (raíces, tubérculos y rizomas de achicoria, diente de león, yacón) fructo-oligosacáridos (FOS) (la achicoria, la alcachofa, el espárrago, el ajo, la cebolla, el puerro, el tomate o el plátano entre otros) mejoran el tránsito intestinal y el balance microbiano del tracto intestinal, polidextrosa, (almidón) reserva energética de las plantas, son sustancias vegetales no digeribles que si se fermentan en el intestino grueso.

Hay más ejemplos que agregaré en algunos días. Mientras tanto el Doctor Herbie esta agregando comentarios interesantes sobre alimentos medicinales, LEALOS AQUI

En la sección lectores había agregado lo que sigue, como estoy mudando todo de aquella sección (no funcionan bien los links) lo incluyo aquí hasta incorporarlo totalmente al texto.

Una breve reseña para situar el tema, ya que su tratamiento requiere bastante más que esta aclaración a algunos lectores interesados. Como me ha pasado con otros temas anteriores, queda la inquietud de dedicar capítulos enteros y porqué no, blogs completos a algunos de estos temas. Veremos más adelante.

Los alimentos funcionales o nutracéuticos poseen componentes con una función preventiva o curativa relacionada con la salud. Se relacionan con la prevención o tratamiento de enfermedades como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la obesidad, la osteoporosis y las disfunciones intestinales entre otras.

Las sustancias o elementos con actividad funcional están presentes en muchos alimentos que integran la dieta habitual: frutas, vegetales, leguminosas, semillas, pescados, aceites, lácteos y también otros alimentos de consumo menos frecuente.

Se han incorporado los alimentos modificados (alimentos de diseño)para cumplir con una función preventiva o terapéutica y se incluyen en ésta categoría a los que se les ha sustituido sustancias no beneficiosas y/o que la sustancia extraída es suplida por otro componente no nocivo si bien guarda características sensoriales similares.

Alimentos a los que se ha eliminado algún componente nocivo, alérgenos o grasas. A los que se han agregado sustancias beneficiosas, cereales con minerales o vitaminas, pan con fibra, leche o yogures con minerales. Otros a los que se ha agregado un elemento no presente habitualmente, sal con flúor. Aquellos a los que un elemento perjudicial se le sustituye por uno benéfico, leche descremada con omega 3.

Los fitoquímicos, los fitoestrógenos, la fibra dietética, los ácidos grasos, los probióticos, son los ejemplos más comunes de los elementos integrantes de estos alimentos funcionales.

Otro aspecto a tener en cuenta es la adecuada introducción de estos elementos en la dieta diaria, que constituye hoy en día una especialización dentro de la tecnología alimentaria y debe actuar siempre orientando a los consumidores por encima de los intereses de la industria.

  1. Jim sheridan
    febrero, 2010 a las 9:16 pm

    muy interesante…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: