Colesterol

Plantas medicinales y colesterol

El colesterol y especialmente sus elevados niveles en sangre, son un tema del metabolismo, pero la consecuencia de su existencia es principalmente un problema circulatorio, ya que una de las alteraciones más importantes es la degeneración de las paredes arteriales con la formación de placas. Para ello es necesaria la presencia de cantidades elevadas de alguno de los tipos de colesterol.

Teniendo en cuenta las reiteradas consultas sobre alimentos y plantas capaces de hacer descender los niveles de colesterol en sangre, incluyo una lista de las más eficaces, si bien insisto, la mayoría de los trabajos en humanos reportan disminuciones no mayores al 25%, después de varias semanas de consumo continuado. De todos modos, en situaciones de niveles no muy elevados, es posible controlarlo con una dieta adecuada, con ejercicio y el aporte de extractos de plantas. Esto evita el uso innecesario de medicamentos sintéticos para controlarlo, medicamentos muy eficaces pero con algunos efectos secundarios.

La mayoría de los tipos de fibra de las plantas han demostrado bajar el colesterol. Están presentes en la mayoría de frutas y verduras, en mayor o menor grado.

Los betaglucanos son un tipo de fibra soluble que aparentemente son los responsables de esta actividad. La cebada (Hordeum vulgare), los porotos (Phaseolus vulgaris), (frijoles, frejoles, judías, chingadillas, granos, pochas, fabas, chícharos, caraotas, alubias o habichuelas) y el salvado de avena (Avena sativa) contienen cantidades importantes.

La pectina es otra fibra soluble capaz de bajar los niveles de colesterol en sangre. La zanahoria (Daucus carota), la manzana (Malus domestica) y los citrus (Citrus spp, en la parte blanca de la cáscara) la contienen en buena cantidad. El pomelo o toronja (Citrus paradisa) también la contiene. Las frutas se deben comer como tales o licuadas con la pulpa. El jugo contiene muy poca fibra.

En el caso de la manzana, el efecto combinado de la pectina y de los polifenoles aumenta el metabolismo de los lípidos y reduce la producción de moléculas proinflamatorias (que intervienen en la formación de las placas o ateromas). El consumo continuado de manzanas ha logrado disminuir en forma interesante los niveles de colesterol malo (LDL) y aumentar en algo los niveles de colesterol bueno (HDL). El vinagre de manzana logra efectos similares, aunque menores.

Las plantas que contienen mucílago, una fibra que tiene la propiedad de hacer descender el colesterol en sangre, como las algas (varias especies), las semillas de lino (Linum usitatissimum), las raíces y las partes aéreas de la malva (Malva sylvestris), el membrillo (Cydonia oblonga), los líquenes, ciertos hongos y muchos otros vegetales .

El ajo (Allium sativum) y la cebolla (Allium cepa) han demostrado bajar el colesterol alrededor de un 10% en personas que consumen un diente de ajo o media cebolla al día. Este efecto estaría asociado con una interferencia en la síntesis del colesterol por parte de las
células.

El apio (Apium graveolens) ha demostrado bajar el colesterol en animales de laboratorio. Aún no se ha determinado que principios activos son los responsables de este efecto. No se han encontrado resultados concluyentes en estudios con seres humanos.

Los arándanos (Vaccinium myrtillus), por su capacidad antioxidante, son capaces de prevenir las lesiones arteriales que, entre otros factores, requiere la oxidación de las moléculas de colesterol LDL. Los polifenoles presentes en la piel de los frutos también son
importantes, aparentemente por su capacidad de reducir el colesterol en el organismo.

El arroz rojo fermentado o arroz de levadura roja se ha venido utilizando para reducir el colesterol. Sus efectos son variables, probablemente por la falta de estandarización en los procesos de elaboración.

La cúrcuma (Curcuma longa) interfiere con la producción de enzimas que inducen la producción de prostaglandinas relacionadas con la inflamación y ayuda a la metabolización de grasas y a reducir los niveles de colesterol.

Los fitosteroles actúan disminuyendo los niveles de colesterol en sangre mediante una acción directa, al combinarse con el y quitarlo como colesterol disponible. Las semillas de sésamo (Sesamum indicum) los contienen en cantidades apreciables, además la lechuga (Lactuca sativa), las semillas de girasol (Helianthus annuus), los espárragos (Asparagus acutifolius), el coliflor (Brassica oleracea var bothr.), los higos (Ficus carica), la soja (Glycine max) y varios vegetales más.

Se puede mencionar también al lentinano, un betaglucano del hongo shiitake (Lentinus edodes) que además de muchas otras propiedades ha demostrado disminuir el colesterol en sangre en seres humanos.

El té negro (Camellia sinensis) a través de sus polifenoles interfiere con la recuperación linfática de colesterol, disminuyendo su reabsorción. Una disminución en la solubilidad de la sustancia sería uno de los mecanismos más importantes.

Si bien el uso por separado de extractos vegetales puede no ser tan efectivo para el control del colesterol en sangre y su consecuente riesgo de formación de lesiones en las paredes vasculares, el uso combinado de algunos componentes de los alimentos pueden lograr mejores y prometedores resultados.

Un reciente estudio sobre la incorporación en la dieta, por varias semanas, de un complejo formado por: aceite de pescado, licopeno del tomate, catequinas del té verde, resveratrol, un tipo de tocoferol y vitamina C, logran una disminución de los niveles de lípidos, del estrés oxidativo y los niveles de factores de riesgo inflamatorio, asociados con la enfermedad cardiovascular y que, además, el mantenimiento de esos componentes por un período prolongado logra la disminución del desarrollo de la ateroesclerosis, al inhibir procesos esenciales para la iniciación de las lesiones.

Recientemente se ha presentado evidencia de que la palta o aguacate (Persea americana) tendría propiedades en relación a la disminución del colesterol. Su consumo diario lograría la disminución de colesterol total, triglicéridos, VLDL y el LDL.

A modo de “chicana” para lograr la intervención de los lectores, planteo una de las hipótesis sobre uno de los aspectos cuestionados del metabolismo del colesterol.

Dónde se deposita el colesterol en el organismo?

Además del colesterol que circula en sangre asociado a proteínas, del colesterol que se está formando contínuamente en las células y del colesterol que se va absorbiendo desde el intestino, existen puntos en los que el colesterol se mantiene en un almacenamiento dinámico.

El tejido adiposo y el músculo son los sitios de mayor concentración de colesterol, principalmente el tejido adiposo. En este caso el almacenamiento se realiza bajo forma de ésteres de colesterol, es decir una combinación de colesterol con ácidos grasos.

Dentro de la célula el almacenamiento se realiza bajo la misma forma, en el citoplasma celular, pero en minúsculos sitios especiales, con la particularidad de su rápida movilización cuando la situación así lo requiere. De hecho, uno de los mecanismos usuales de remover el colesterol de dentro de las células, cuando se acumula en exceso, es a través de la remoción del colesterol de la superficie de la membrana celular, por parte de las moléculas o partículas de HDL, lo que obliga a movilizar el colesterol del citoplasma para compensar lo que se removió.

La movilización obliga a que el colesterol esterificado se metabolice a colesterol libre. Si a esta altura están pensando que esto es muy complicado, tienen razón y si entráramos en detalles, es muchísimo más complicado.

El tema merece un desarrollo mucho mayor, pero teniendo en cuenta que el aporte de las plantas medicinales en el control de los niveles de colesterol en el organismo, es solamente parcial, queda de algún modo fuera del alcance de este blog.  Esto referido al uso de extractos crudos y factibles de preparar en casa o disponibles en medicamentos de fácil acceso.

Queda abierta la posibilidad de intervenciones por parte de los lectores, tanto como preguntas o testimonios sobre las experiencias personales, de allegados o de pacientes.

  1. Maria L Massol Santana
    mayo, 2016 a las 9:00 am

    Gracias por tan notable información. Algunas de esta la pondré en práctica.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: