Obesidad

En términos muy elementales se puede abordar el tema desde un aspecto mental, desde un aspecto fisiológico y desde un aspecto patológico. En los tres casos y en otras formas de abordarlo, el componente genético está presente.

Mentalmente se puede intentar el uso de ansiolíticos vegetales, manzanilla (Matricaria chamomilla, recutita), Centella (Centella asiatica), Kava (Piper methysticum), Toronjil o Melisa (Melissa officinalis), Pasionaria o Mburucuyá (Pasionaria incarnata), Valeriana (Valeriana Officinalis) y otras.

Sobre un enfoque fisiológico, se pueden utilizar plantas que disminuyen el apetito, como las que contienen serotonina, como las nueces (Juglans regia) y las plantas que producen saciedad por aumentar el volumen del contenido del tubo digestivo. Los condimentos actúan en el mismo sentido. Las semillas de plántago (Plantago psilium ), sésamo (Sesamum indicus) y lino (Linum usitatissimum) se han utilizado con éxito.

La Chía (Salvia hispanica). Importa la semilla, que por su alto contenido en una fibra soluble (mucílago), que absorbe agua y aumenta de volumen, crea una sensación de saciedad. A tener en cuenta que es hipotensora, que tiende a “afinar la sangre”, es decir disminuir su capacidad de coagulación y que podría aumentar la cantidad de gases intestinales.

Sobre el metabolismo hay muchas plantas que pueden actuar, acelerando el metabolismo, aumentando la eliminación de agua, interfiriendo con la absorción de glucosa, etc.

Finalmente considerando la obesidad como una enfermedad, las plantas medicinales no pueden actuar solas. La decisión de utilizarlas y como la deben tomar los especialistas ya que, como toda enfermedad se debe encarar de forma global, incluyendo hasta el entorno del paciente.

Evidentemente lo dicho es muy parcial y sirve apenas como tema de discusión, que es lo que espero poder crear, el interés por discutir y aportar.

Algunos datos más en http://obesitycure-manager.blogspot.com

El Doctor Herbie acaba de publicar una actualización sobre este tema, lo cito en forma textual

Paren las rotativas !! Hay novedades sobre plantas que pueden ser muy importantes en tratamientos del sobrepeso y la obesidad. Esto que sigue es solamente un adelanto.

Hongos (Actinomyces spp). Se han encontrado varias sustancias que inhiben la actividad de enzimas involucradas en la síntesis de células adiposas y su depósito tanto en el tejido adiposo como en las paredes arteriales (ateromas). Su estandarización y formas de uso están siendo estudiadas.

Una administración prolongada de extractos acuosos de los frutos del naranjo amargo del Japón (Poncirus trifoliata) ha demostrado disminuir la ganancia de peso en ratas, mediante el aumento de la velocidad del tránsito intestinal, con lo que se disminuye la absorción de los alimentos.

Plantas del género Loranthus, emparentadas con el muérdago (Viscum album) y con la yerba de pajarito (Ligaria) han demostrado una potente inhibición de una enzima, la sintasa de ácidos grasos, una de las responsables de la lipogénesis, formación de grasa a partir de otros grupos de alimentos (carbohidratos y proteínas). Se siguen las investigaciones para determinar la validez de estos primeros hallazgos.

Salacia (Salacia reticulata, oblonga). Una planta muy conocida en Oriente. El extracto de la raíz actúa mediante efectos múltiples, modulando receptores, transcriptores de genes y varias enzimas (alfa glicosidasa, aldosa reductasa y lipasa pancreática), lo que está reconocido como de superior eficacia comparada con un efecto único, especialmente para enfermedades crónicas complejas como la diabetes y la obesidad.

Hay varios extractos y metabolitos secundarios derivados de las plantas que tienen una acción inhibitoria de la enzima lipasa pancreática, responsable de la absorción de triglicéridos de la dieta. Mediante esta actividad se reduce la utilización de los lípidos ingeridos. Entre estas plantas las con mayor actividad son, arveja (Pisum sativum), castaño de indias (Aesculum spp), gayuba o uva de oso (Arctostaphylos uva ursi) y tilo (Tilia plathyphyllos).

Un aporte adicional, más plantas que ayudan a controlar el sobrepeso y la obesidad. Algunas de ellas ya han sido incorporadas a tratamientos exitosos para bajar de peso.

Existen varias plantas que se han venido utilizando en conjunto para lograr la disminución de peso, o por lo menos contener el aumento, sin demostrar efectos adversos. Café (Coffea arabiga), espárragos (Asparagus officinalis), ginseng (Panax ginseng), jengibre (Zingiber officinalis), té (Camellia sinensis), son algunas de las plantas mencionadas con las que se han elaborado suplementos eficaces.

El vinagre de manzana está resurgiendo como medicina, se están acumulando evidencias de sus propiedades anti obesidad. A sus reconocidas propiedades de controlar la hipertensión y los niveles de azúcar en sangre se agrega la de prevenir la acumulación de grasa corporal. Esta actividad estaría explicada por la presencia de ácido láctico (que problema para los defensores de la alcalinidad). Y se está proponiendo que su acción se realiza a través de la expresión genética para la formación de enzimas que degradan el tejido adiposo.

Una reflexión, el té de kombucha contiene cantidades apreciables de ácido acético.

Otro compuesto que actúa modificando la expresión genética, en este caso de las células hepáticas, es la naringenina, un flavonoide presente en las frutas de los citrus. Con ello previene la ganancia de peso, la aparición del síndrome metabólico, que lleva a diabetes tipo 2 y la elevación del colesterol en sangre. Todas afecciones que aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca.

Y para enriquecer esta entrada, una noticia localista. La yerba mate (Ilex paraguariensis), muy conocida en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, está siendo estudiada muy en serio debido a sus propiedades modificadores de la digestión, que la hacen una posibilidad cierta para tratamientos antiobesidad. Ya se habían reconocido sus propiedades de disminución del colesterol en sangre. Su acción de quitar el apetito o incluso la sensación de hambre es bien conocida por nuestras poblaciones.

Otro dato, una manzana (verde) al día puede mantener alejada a la obesidad. Científicos de la Universidad del Estado de Washington han comprobado que sustancias no digeribles, presentes en la manzana verde, mejoran el balance bacteriano del colon y previenen un tipo de inflamación que puede llevar a la diabetes.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: