El riesgo del colesterol elevado

A la luz de nuevas opiniones sobre la importancia de los niveles de lípidos en sangre, especialmente del llamado colesterol malo (LDL) y de los triglicéridos, que cuestionan la validez de los tratamientos destinados a controlarlos, parece necesario realizar algunas precisiones.

Esta opinión es la de un paciente, un paciente con demostrada tendencia orgánica a niveles exagerados de colesterol y con la carga de la existencia de ateromas que disminuyen la posibilidad de una vida plena.

Se cuestiona y se niega la validez de los tratamientos anti colesterol, especialmente aquellos que utilizan estatinas. Se los llama “el engaño de las estatinas” o “la estafa de las estatinas”.  

Ante ello dos precisiones.  

Existen múltiples trabajos científicos que avalan la relación existente entre algunos tipos de colesterol en sangre y los riesgos de problemas cardíacos por estrechamiento de las arterias coronarias (debidos a la formación de ateromas). 

Una cantidad no menor de trabajos comprueban la eficacia de las estatinas en el control de los niveles de colesterol en sangre. 

Como algo aparentemente opuesto, se menciona la importancia de los procesos inflamatorios, en especial a nivel de las paredes arteriales, en la formación de las placas ateromatosas. Este hecho está también demostrado científicamente y es de gran importancia, tanto que, sin inflamación del endotelio vascular, no se forman los ateromas. Por ello hay técnicos que aconsejan la medición de sustancias que indiquen la presencia de procesos inflamatorios. 

En forma independiente y sin tener relación con los críticos de la importancia del colesterol, se ha estado trabajando en la revisión de los parámetros de análisis que se deberían utilizar, para evaluar el riesgo de problemas coronarios y otros problemas de tipo vascular. En tal sentido, nuevas formas de medir los niveles de lípidos en sangre y la introducción de la medición de la presencia de calcio en la pared arterial, parecen ser de gran importancia. 

Por ello parece relevante o imprescindible, aportar en vez de negar. El agregar nuevas pruebas, el agregar nuevos tratamientos, el valorar en forma diferente los resultados de análisis de laboratorio rutinarios, parece ser el camino. 

Como apunte final, se ha comprobado que las estatinas mejoran el cuadro de disfunción endotelial, son anti-inflamatorias, antiproliferantes, antitrombogénicas y antiproteolíticas, por lo que inhiben la formación de placas nuevas y estabilizan las existentes. 

Entonces, siendo un declarado detractor de las políticas comerciales de muchas empresas farmacéuticas y un ferviente impulsor del tratamiento con plantas medicinales, pero con una placa ateromatosa en la carótida izquierda y otra en la arteria ilíaca externa, debo decir, después de años de exitoso control “las estatinas son un engaño, son una estafa, dejo de tomarlas”? Y a quién le reclamo después, desde una silla de ruedas o desde ….?

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: