Cáncer y hongos

Tratamiento del cáncer. Hongos útiles

Los hongos son plantas con características especiales. Al no poseer clorofila, su sistema de sobrevivencia depende de parasitar otras plantas o de desarrollarse sobre deshechos vegetales con alto contenido de nutrientes y humedad.

De esa forma han desarrollado compuestos químicos diferentes a los del resto del reino vegetal y de ellos hay varios que han demostrado una importante actividad antitumoral, así como otras propiedades medicinales que se han venido citando en este blog.

Los géneros y especies de hongos más conocidos y estudiados se presentan a continuación. Varios de ellos son comestibles.

Agaricus (Agaricus blazei) Contiene betaglucanos y polisacáridos antitumorales. Tiene complejos de proteínas con polisacáridos y varios compuestos más que le confieren actividad antiangiogénica (impide la formación de nuevos vasos sanguíneos) de inhibición del crecimiento de tumores, antimetástastásica (de formación de nuevos tumores en tejidos y órganos lejanos), de muerte directa del tejido tumoral , acción antimutagénica y antigenotóxica (impide la transformación del ADN normal y la destrucción del material genético).

Produce asimismo estimulación del sistema inmunitario por activación de lo NK y los linfocitos T. Por otra parte, la mayoría de estos polisacáridos son fibra vegetal, absorben las sustancias carcinógenas, previniendo así la absorción por parte del intestino, y minimizando efectivamente la posibilidad de cáncer de intestino o de colon. Para completar presenta propiedades antioxidantes.

Kawaratake (Trametes, Polyporus, Coriolus versicolor). Las propiedades anticancerígenas e inmunológicas del kawaratake se han atribuído a dos polisacáridos, con actividad antitumoral y antimicrobiana. Uno de ellos aumenta la activación y respuesta de los linfocitos T y el otro presenta actividad de muerte celular (apoptosis) y antimetastásica por inhibición de enzimas que intervienen en ese proceso.

Maitake (Grifola frondosa) es una rica fuente de ciertos polisacáridos que refuerzan la función inmune del organismo. Las investigaciones demuestran la activación del sistema inmune mediante su acción no sólo sobre los macrófagos y los leucocitos, que son cruciales por su capacidad para identificar y encapsular las células extrañas en nuestro organismo, sino también sobre una amplia variedad de otras células relacionadas con el sistema inmune como las células “asesinas”  y los linfocitos T .

Como varios otros hongos los beneficios proporcionados por el maitake incluyen el control de la tensión arterial, el metabolismo de azúcar en sangre y el control del colesterol.

Reishi (Ganoderma lucidum) Estudios recientes muestran que el Reishi posee un polisacárido (betaglucano) que puede ser una promesa como un nuevo tipo de agente carcinostático útil en inmunoterapia. A diferencia de los productos químicos usados en quimioterapia, tiene pocos efectos secundarios tóxicos, porque su efecto se basa en el realce inmunológico del paciente. El Reishi también contiene otras sustancias que reducen la presión arterial, el colesterol de la sangre, los niveles de azúcar en la sangre, inhibidores de agregación plaquetaria, etc.

El reishi suprime la conducta invasiva de las células tumorales inhibiendo un factor de transcripción. Al parecer asimismo inhibe el crecimiento de células del cáncer, modulando la señalización necesaria para su desarrollo.

Además de polisacáridos betaglucanos antitumorales e inmunomoduladores el reishi contiene un alto volumen de terpenoides, con efecto antialérgico por ser inhibidor de la histamina y con efectos citotóxicos. También puede considerarse beneficioso para los pacientes de cáncer por su contenido en hemicelulosa de alto peso molecular, no absorbible y a la que se relaciona con el arrastre de sustancias precancerígenas evitando su absorción y facilitando su excreción. Estas fibras parecieran actuar sobre todo en la prevención del cáncer de colon y recto.

Shiitake (Lentinus edodes). Tiene varias fracciones activas, principalmente polisacáridos, como por ejemplo un betaglucano. Su modo de acción se caracteriza no por efectos citotóxicos directos, sino por la activación los sistemas de defensa. Estudios clínicos han demostrado que en combinación con otras drogas incrementa la reducción del tamaño del tumor y prolonga la vida en pacientes con cáncer. Contiene otros polisacáridos con propiedades antitumorales.

Otros hongos sobre los que he encontrado poca información, el Hypholoma sublateritium que produce un compuesto, el ácido clavárico, con propiedades antitumorales y el Succus phallus que se cita como antitumoral y estimulante de las defensas orgánicas.

  1. noviembre, 2010 a las 6:08 pm

    me gustaria saber como puedo conseguir el hongo que se menciona en esta pagina y si seria benefico para mi padre con linfoma no Hogkin

    • herbielatino
      noviembre, 2010 a las 7:25 pm

      Gabriel, son varios los hongos que se mencionan. La mayoría de ellos aumentan la inmunidad del organismo y por tanto pueden ayudar a controlar este tipo de cáncer. No tengo información específica de su uso en él. En relación a dónde conseguirlo deberías investigar en tu zona en comercios especializados y en sociedades de agricultores dedicados a su cultivo. Quedo a tu disposición para aclaraciones o consultas.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: