Hepatoprotectoras

Se han venido recomendando varias plantas con propiedades protectoras de las células hepáticas, más que nada después de problemas causados por microorganismos, medicamentos, toxinas del propio organismo y tóxicos varios, entre los que el alcohol es uno de los más importantes.

Apio (Apium graveolens). Se ha venido demostrando que la administración de jugo de esta planta tiene efectos protectores sobre las células hepáticas, aunque no se hace referencia al posible mecanismo de acción, más allá de que seguramente la presencia de compuestos antioxidantes, como los flavonoides, sea importante.

Bejuco (Schisandra chinensis). Los extractos de las semillas de esta planta tienen varios compuestos con propiedades protectoras del hígado en casos de hepatitis virales y otros problemas hepáticos.

Una de las posibles acciones es mediante su potente actividad antioxidante, mediante la inhibición de la autodestrucción de células hepáticas y mediante la potenciación de cadenas  enzimáticas de protección.

Se ha demostrado que, por lo menos una de sus compuestos químicos, activa la expresión de genes mediados por un elemento de respuesta antioxidante, que a su vez regula la producción de enzimas detoxicantes.

Cardo mariano (Silybum marianum). El contenido en silimarina de las semillas le confiere a esta planta propiedades únicas en cuanto a protección y regeneración hepática. Es un tratamiento de elección para cuadros de cirrosis y hepatitis crónicas.

La inhibición de la fibrosis hepática, una de las consecuencias de las hepatitis crónicas, mediante efectos antiinflamatorios, antioxidantes e inhibidor directo de la fibrinogénesis es otra de las propiedades destacadas del cardo mariano. Asimismo cumple funciones depurativas en el tejido hepático, promoviendo la elimminación de todo tipo de toxinas.

Diente de león (Taraxacum officinale). Hojas y flores de esta planta contienen buena cantidad de lecitina, que se considera importante para recuperar las células hepáticas dañadas por procesos inflamatorios.

No está claro si es posible lograr resultados con el uso de extractos o suplementos orales, o es necesario utilizar vías más directas, que no han sido aceptadas aún.

Tamarindo (Tamarindus indica). La pulpa de los frutos de este árbol de zonas tropicales se ha venido usando desde hace muchos años para problemas hepáticos, especialmente los relacionados a la degeneración hepática por el consumo de alcohol.

Hasta ahora las actividades demostradas para la pulpa de la fruta son las de hipolipemiante, hipoglucemiante y antioxidante, mediante la activación de cadenas enzimáticas.

  1. gisela
    septiembre, 2010 a las 11:35 pm

    tambien he escuchado de las propiedades de la alcachopa, saben algo?

    • herbielatino
      septiembre, 2010 a las 1:33 pm

      La alcachofa o alcaucil (Cynara scolymus), una de las plantas mas importantes en la estimulación de la vesícula biliar y por tanto de una buena digestión. La hemos venido mencionando en el blog y aún faltan muchos capítulos en los que esta noble planta estará en los priimeros lugares. Una combinación de alcachofa y boldo es un reconocido medicamento para digestiones pesadas. Gracias por el aporte.

  2. ALFREDO
    enero, 2012 a las 9:45 am

    Tengo entendido que la carqueja es un poderoso hepatoprotector.

    • herbielatino
      enero, 2012 a las 5:21 pm

      Si Alfredo, eso se afirma, aunque no hay trabajos importantes que lo avalen. Es una planta que respeto mucho y por lo menos su poder anti-inflamatorio es real. Gracias por participar.

  3. Lidia
    junio, 2013 a las 10:29 pm

    Hola. Muy bueno el blog. Me gustarìa saber, por favor, si hay posibilidades de curarse de la Hepatitis autoinmune. Esto significa que mis propias células de defensa del organismo están atacando a mi hígado, y que si no se logra controlar con corticoides, pasa a ser casi fatal. Me angustia pensar en que esto siga avanzando. Me han prohibido todo tipo de medicamentos y hierbas… cuál de estas hierbas podría ser la màs efectiva para ayudar a detener esto? Mil gracias!

    • herbielatino
      junio, 2013 a las 8:00 am

      Lidia, ya sabrás que se trata de un problema complejo y con variantes, por lo que no hay una única receta. Antes que nada, un buen especialista y seguir sus indicaciones. Una dieta sana, con buena proporción de frutas y verduras. Y para información general, a consultar con el médico, plantas anti-inflamatorias, como la carqueja, el regaliz, el tomate, la uña de gato, plantas adaptógenas (reguladoras del sistema inmunitario) como equinácea, ginseng y otras y especialmente plantas regeneradoras del hígado, como el cardo mariano, la cúrcuma, la alcachofa, el diente de león, etc. Y te agrego que un organismo sin estrés reacciona mejor. Gracias por compartir.

      • Lidia
        junio, 2013 a las 11:06 pm

        Arnoldo, muchas gracias por responder. Estoy al tanto de lo que esto significa, y tengo mucha fe en las hierbas. Me volvì vegetariana hace 1 año, asì que estoy en eso y me arriesgaré con algunas de ellas (hierbas). Le contarè còmo me va, de aquí a un tiempo🙂 Saludos!

      • herbielatino
        junio, 2013 a las 10:21 am

        Muy bien Lidia y a tu disposición para ampliar el tema. Saludos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: