Alimentarse con hernia del hiato

El objetivo primordial del comportamiento alimenticio es no aumentar la presión intraabdominal y con ello no agravar el cuadro de hernia.

Dietas para hernia del hiato, solamente alimentos que no provoquen indigestiones o aún tránsito gastrointestinal lento (comidas pesadas) ni promuevan la constipación y los gases intestinales, ayudado por el fraccionamiento de las comidas de modo que no se ingieran cantidades abundantes en cada una de ellas. No está demás decir que las inflamaciones gastrointestinales son otro factor adicional de agravamiento.

Antes que nada masticar bien, adaptar la dieta a cada caso, tomarse tiempo para comer y bajar el estrés emocional. La posibilidad de no acostarse durante un par de horas después de cada ingestión debe ser evaluada, es importante hacerlo.

Aumentar el consumo de fibra (frutas, verduras y cereales integrales). jugos o licuados de frutas y verduras, con poca azúcar. Vigilar aquellas frutas que puedan aumentar la acidez y algunas verduras que aumentan la flatulencia.

Lácteos magros y yogures.

Carnes (especialmente las rojas y siempre magras) en proporción no muy elevada y evitando en su cocción la fritura. Sin restricción las carnes blancas (pollo y pescado), con la misma precaución, no freirlas.

Evitar alimentos muy calientes o muy fríos. No exagerar con los condimentos fuertes. Junto con aquellos con alto contenido de grasa ocasionan frecuentemente la aparición de espasmos gastroesofágicos. Disminuir las harinas y los dulces.

Hay autores que promueven la inclusión en la dieta de alimentos “depurativos” que ayudan a eliminar toxinas, por ejemplo los alcaucines, el apio, los berros, las cebollas, los espárragos, el limón, el melón, el mango, las uvas, así como el pan integral y los aceites de linaza y de oliva. A ello se debe agregar el consumo de una buena cantidad de agua (de preferencia antes o alejada de las comidas principales), el depurativo por naturaleza.

Es conveniente evitar el consumo exagerado de alimentos que disminuyen el accionar de los esfínteres estomacales y que pueden irritar tanto el esófago como el estómago. Entre ellos pimienta, tomate, café, chocolate, ajo, cebolla, alcohol, grasas, aceite y margarina.

Considerando que muchas veces la hernia del hiato está asociada con dolencias como acidez estomacal, gastritis, esofagitis y aún esófago de Barrett, la dieta debe adecuarse a la coexistencia de alguna de ellas.

Como “frutilla de la torta” una buena infusión digestiva como la manzanilla o la menta y fuera de las comidas, una infusión de pasionaria, tilo o valeriana para bajar las revoluciones.

Muchos de los alimentos mencionados se consideran alimentos funcionales. Para su mejor comprensión sugiero una o más visitas al blog del Doctor Herbie  http://plsmeddrherbie.blogspot.com/

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: