Esófago de Barret

En la pestaña Soy y Mis entradas comento algo sobre mi esperiencia sobre esta dolencia que me tocó vivir hasta hace pocos días. Es un tema sobre el que hay varias consultas y que no he encarado plenamente porque no hay un tratamiento directo, sino que se aconsejan cambios en algunos comportamientos, se controlan las causas y se monitorea la evolución de las lesiones.

En muchos casos las modificaciones de la pared esofágica no remiten, en otros como el mío, hay un regreso a las características normales.

El tratamiento se basa en: a) controlar la acidez del contenido estomacal, para que cuando ocurran los reflujos no se produzca una agresión a las paredes del esófago, b) Cambios en las pautas alimenticias, comidas más frecuentes, no tan abundantes, con menor contenido en grasas y preferentemente evitando las frituras, c) controlar la aparición de espasmos gástricos, en general de origen nervioso y d) se aconseja elevar la cabeza al acostarse (almohada más alta) y realizar algunos ejercicios.

En mi opinión de todos ellos, lo importante es evitar los espasmos y controlar la acidez gástrica. En definitiva, los cuadros de estrés con tranquilizantes y antiespasmódicos y la acidez gástrica con neutralizadores del ácido clohídrico. En ambos casos se puede utilizar plantas medicinales pero, el médico actuante es el que debe resolver.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: